Download Asi empezo el cristianismo by RAFAEL AGUIRRE MONASTERIO PDF

By RAFAEL AGUIRRE MONASTERIO

El proceso formativo del cristianismo abarca desde comienzos
del siglo I hasta l. a. segunda mitad del siglo II, cuando ya aparecen los
elementos que caracterizan al cristianismo como una realidad sociológica
y teológicamente diferenciada tanto respecto a los angeles sinagoga judía
como a los ojos de los angeles sociedad romana. Este es el período de
tiempo y el proceso histórico que abarca nuestro estudio. A partir
de ese momento se abre el camino hacia lo que más tarde será la
Gran Iglesia y l. a. «ortodoxia».

El presente libro trata sobre un complejo, conflictivo y apasionante
proceso histórico. El lector no encontrará en estas páginas elucubraciones
fantasiosas y novelescas, pero tampoco cuadros idealizados
de una edad de oro. No es raro que el estudio de los orígenes
cristianos se convierta en un auténtico campo de batalla sobre el que
se proyectan los sentimientos encontrados y las polémicas encendidas
que suscita su realidad presente. Este tipo de estudios está lastrado,
con frecuencia, de sensacionalismo, de agresividad beligerante
y de apologética beata.

No carecemos de opciones propias y de convicciones personales,
pero hemos querido hacer un libro, ante todo, riguroso y crítico.
Esto quiere decir que las afirmaciones históricas tienen que apoyarse
en datos y no pueden ser dictadas ni por apriorismos ideológicos
ni por exigencias extrínsecas a l. a. investigación misma. Un estudio riguroso,
en el caso que nos ocupa, requiere examinar numerosas
fuentes literarias, ya que los restos materiales de comunidades cristianas,
que tendrían que ser objeto de consideración arqueológica,
son prácticamente inexistentes para el tiempo que nos ocupa. Las
fuentes literarias son, en su inmensa mayoría, cristianas y requieren
ser examinadas críticamente. Así los veintisiete escritos del Nuevo
Testamento, que, más tarde, adquirieron un valor normativo, «canónico»,
en las iglesias cristianas, en nuestro estudio son considerados como
meros documentos históricos, aunque ciertamente merecen una
consideración especial: habrá que preguntarse por qué muy pronto
estas obras adquirieron una preeminencia tan impressive entre grupos
cristianos diferentes y, sobre todo, hay que contar con el hecho de
que una consideración tan especial refleja l. a. importancia de las comunidades
que en ellas se expresan.

Pero las mencionadas obras canónicas no son sino una selección
de entre una literatura muy amplia, a l. a. que hay que atender para
comprender los angeles riqueza y complejidad del cristianismo de los orígenes.
La importancia de este tipo de literatura –que comprende los
llamados «apócrifos», pero también incluye los primeros escritores
eclesiásticos– no radica en los angeles verosimilitud de sus informaciones,
sino en que reflejan formas de cristianismo y de comunidades cristianas,
que solo gracias a ella nos son conocidas. Al ultimate de este libro
presentamos un elenco, que hemos procurado sea lo más completo
que permiten los conocimientos actuales, de toda los angeles literatura cristiana
primitiva, señalando autor, lugar y tiempo de origen de cada
obra, así como sus características esenciales. Pensamos que puede ser
de gran utilidad.

Nuestro propósito es describir el proceso formativo del cristianismo,
explicar por qué unas formas prevalecieron, mostrar su complejidad
y evolución, pero también descubrir formas de cristianismo
que quedaron varadas, posibilidades perdidas o dormidas esperan-
do, quizá, las condiciones socioculturales o el vigour carismático que
recuperen sus valores en el futuro. Una función esencial de los angeles historia
es hacer justicia, con crítica y discernimiento, a los vencidos y olvidados.
Esta es, entre otras, una condición inexcusable para que el
futuro no sea los angeles mera prolongación del presente.

Reconocemos que hablar del proceso formativo del cristianismo
es un tanto ambicioso. Este libro no se limita a mostrar aspectos selectos
o episodios brillantes de los orígenes cristianos. Pretende, más
bien, mostrar el surgimiento y los angeles evolución de los principales grupos
de seguidores de Jesús que acabaron confluyendo en lo que llamamos
«cristianismo». Pero tenemos que añadir inmediatamente que
somos conscientes de las limitaciones de nuestro empeño. Ante todo,
por el carácter fragmentario y parcial de las fuentes que usamos.

Además, hay una laguna inmensa en lo que respecta al cristianismo
de los orígenes más allá de las fronteras orientales del Imperio romano
y en el norte de África. Sin duda hubo grupos de seguidores
de Jesús desde muy temprano por esas regiones, cuyas huellas se dejan
ver en l. a. literatura de los siglos posteriores. Sin embargo para
esos momentos primeros, carecemos prácticamente de datos y estudios.
Una tercera limitación viene dada por nuestra perspectiva, por
la situación epocal y sociocultural desde los angeles que contemplamos e interrogamos
al pasado. El espíritu crítico implica siempre un esfuerzo
por ampliar el horizonte, pero este nunca deja de ser limitado.
Por eso, cada generación tiene que volver sobre las grandes cuestiones
históricas, porque aunque no se hayan encontrado fuentes nuevas,
siempre puede haber novedad en las preguntas que se plantean,
en las perspectivas que se adoptan, en las valoraciones que se realizan,
en l. a. organización y comprensión de los datos.

Show description

Read or Download Asi empezo el cristianismo PDF

Similar libros en espanol books

Arquitectura Gotica y Pensamiento Escolastico

Infrequent publication: cost in USD

Additional resources for Asi empezo el cristianismo

Sample text

Había también ciudades antiquísimas, como Jerusalén, Tiro o Cartago, en las que la influencia de la cultura grecorromana no consiguió nunca debilitar la vitalidad de sus culturas originarias ni la vigencia de sus instituciones tradicionales entre la población rural que habitaba en sus entornos. El judaísmo del siglo I, dentro del cual surgirá el movimiento de Jesús, era una de las muchas culturas que componían el variado panorama étnico del Imperio. El pueblo judío, portador de esta cultura, estaba geográficamente dividido en distintas zonas y lugares: Los territorios de la provincia Siria-Palestina mayoritariamente habitados por judíos, y las comunidades de la llamada «diáspora», formadas por minorías de emigrantes, libertos y comerciantes judíos que vivían en ciudades o territorios poblados por otras etnias 2.

Otras corrientes preferían entender dicha elección en un contexto de interacción positiva con esos otros pueblos, como encargo divino de dar testimonio ante ellos de la superioridad y justicia de Yahvé. Su tendencia es subrayar los aspectos filosóficos, éticos y sociales más universales del judaísmo. ), la dinastía hasmonea reinante promovió una forma oficial de judaísmo en el que se enfatiza y 3 La conexión entre las tradiciones preexílicas sobre la relación de Israel con su Dios y la construcción que el judaísmo hace de sus orígenes es todavía objeto de investigación.

Hubo, con toda probabilidad, entre los allegados al Jesús terreno grupos distintos y diversas intensidades de adhesión. Tras su muerte, esta vinculación permaneció, en muchos casos transformada por la experiencia de la Pascua, que elevó la figura de Jesús y supuso una forma nueva de entender la relación con él. Hay una continuidad sociológica entre los seguidores de Jesús de antes y de después de Pascua. Pero también se da una discontinuidad introducida por la constelación de fenómenos que constituyen lo que denominamos la «experiencia pascual».

Download PDF sample

Rated 5.00 of 5 – based on 6 votes